Por qué todo el mundo debería jugar a Fez

En mi línea de descubrir las cosas un poco tarde y cuando me da la venada, hace un par de semanas que decidí probar un videojuego indi que había dado mucho que hablar allá por 2012 y que, de hecho, sigue dando mucho que hablar. Me refiero a Fez, el videojuego gestado por Polytron y Phil Fish que da título a este post y sobre el cual voy a escribir con la esperanza de que algún lector influenciable se anime y lo pruebe. Porque, OH GRAN HEXAEDRO, es lo mejor que he jugado en años y, creedme, merece la pena. Eso sí, aviso de que, aunque he evitado los espoilers, si leéis este post es posible que os arruine algún factor sorpresa. Así que si ya estabais pensando en jugarlo o estáis en ello NO LO LEÁIS.
fez-title_0

Ya sé que los videojuegos no son para todo el mundo, de la misma manera que no a todo el mundo le gusta leer, ir al teatro o ir al cine (wait, ¿de verdad a alguien no le gusta ir al cine? Que salga inmediatamente de mi blog). Sin embargo Fez ES para todo el mundo. Y me atrevo a afirmarlo con tal rotundidad porque es innegable que a todo el mundo le gusta ser gratamente sorprendido. Y Fez es un juego que de principio a fin no deja de sorprender y deleitar de la manera más creativa e ingeniosa, poniendo a prueba tus reflejos, tu intelecto, tu creatividad, tus dotes de observación y, sobre todo, tu paciencia. Todo en su conjunto da forma a un reto tan rico a todos los niveles y tan apto para todo tipo de expectativas que me atrevo a afirmar que me sorprendería que alguien probara este juego y se resistiera a jugarlo al menos durante unas cuantas fases.

fez-cubosArgumento
El argumento de Fez es muy sencillo. Manejamos a Gomez, una simpática criatura bidimensional que vive tranquilamente en su aldea a dos dimensiones. Sin embargo un día un gran cubo dorado con carácter de deidad desciende del cielo y revela a Gomez la existencia de la tercera dimensión. Nuestro protagonista recibe del misterioso cubo un fez que, una vez puesto, le permite cambiar su perspectiva para descubrir las caras ocultas de su mundo. Sin embargo algo sale mal en el proceso y el cubo dorado se desintegra, generando una terrible inestabilidad en el Universo de Gomez que amenaza con destruirlo. Ahí es cuando Gomez, acompañado de su guía y compañero Punto, decide embarcarse en la aventura de recomponer el Gran Hexaedro, cuyos fragmentos se han desperdigado por todo el mundo conocido. Encontrar los 32 cubos y sus 32 escurridizos parientes los anticubos para recomponer al Gran Hexaedro no será tarea fácil.

Mecánica
A priori Fez puede parecer un juego de plataformas a la vieja usanza, pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que este juego coge lo bueno del 2D y del 3D y lo combina para crear una mecánica de juego que nunca se había visto hasta el momento. Este es un juego 3D que se juega en 2D. ¿Que cómo se come eso? Fácil. Los mundos (o fases) de Fez son tridimensionales, lo que quiere decir que tienen cuatro lados, como un cubo. Sin embargo solo jugamos en uno de los lados cada vez, y manejando la perspectiva podemos pasar de un lado a otro del escenario para acceder a zonas que no veíamos o a las que no llegábamos debido a las características de la cara anterior. Vale, no suena tan fácil, pero solo porque estoy intentando describir algo que jamás habíais visto antes en un videojuego. Echad un vistazo a este video y lo entenderéis de inmediato:

Esta mecánica de juego tan ingeniosa hace que moverse por los mundos de Fez sea un reto para la mente a la vez que para tus reflejos. Además los desarrolladores tuvieron la brillante idea de premiar la paciencia por delante de la habilidad, lo que quiere decir que en Fez nunca puedes morir o perder vidas. Si fallas un salto o te caes tontamente lo peor que te puede pasar es que tengas que volver a recorrer un tramo o, simplemente, reaparezcas en la misma plataforma en la que estabas preguntándote como &$!%¿ subir ahí arriba. Pero la idea de la perspectiva 3D está explotada en este juego hasta niveles que no puedo explicar sin espoilearlo por completo. Quedaos con la idea de que esta sorprendente mecánica de juego supone apenas un 20% de todo lo que Fez tiene que ofrecer.

1067.Fez_Rotation.jpg-610x0Ambientación
Más allá de la ingeniosa jugabilidad lo que de verdad da riqueza a este juego es el mundo que crea a través de sus secretos, sus mitos y su peculiar estética. Fez es un videojuego donde el metalenguaje cobra tintes de palabra divina. No solo está repleto de referencias al mundo de la informática sino que está plagado de detalles que recuerdan a otros muchos videojuegos. Fez es en sí un maravilloso homenaje al videojuego en si mismo, de manera que jugarlo es vivir la experiencia de los videojuegos hechos mito y de la informática convertida en ritual. De hecho, este es un juego que se atreve a jugar con la idea de la cuarta dimensión. ¿Y qué es la cuarta dimensión para Fez? Pues tú mismo, claro, el jugador y su propio mundo real. Fez te obliga a salir del juego en si para poder resolver sus misterios, hasta el punto de que uno de los enigmas es irresoluble dentro del juego y obligó a la gente a hacer cuórum para, entre todos, hallar la solución mediante prueba y error. Así que no tienes más remedio que estrujarte los sesos, recorrer el mundo de arriba abajo una y otra vez y volver a sitios ya visitados para, muy sorprendido, ver que en realidad lo habías pasado absolutamente todo por alto. ¿No serán esos extraños símbolos en la pizarra una clave para descifrar algo? ¿Y esas extrañas pinturas milentarias a base de cuadraditos en las paredes del templo, no se parecen sospechosamente a un código BIDI? Y así una vez y otra, y otra, y otra hasta que te preguntas qué mas puede inventarse este juego para sorprenderte.

Screen_shot_2012-04-27_at_12.37.27_AMFez te pide, además, que descifres su propio sistema numérico y su propio alfabeto (preparaos para gastar papel y lápiz si queréis disfrutarlo en todo su esplendor) y, una vez hecho esto, puedes resolver puzzles antes incomprensibles. Hay hasta un tomo misterioso repleto de crípticos enigmas como “el hexaedro, el nombre de Dios en 64 bits, el punto de origen” o “todo el tiempo y el espacio, y el espacio fuera del espacio, ¿dónde termina?”.
Por último, la banda sonora es un maravilloso aliciente a un mundo virtual ya de por sí rico y cuidado al detalle. Con sus acertados ritmos y melodías a golpe de sintetizador recuerda en particular a la buenísima BSO de Sword and Sworcery, de Superbrothers. Aquí una tonadilla de ejemplo:

Referencias a otros videojuegos
Como ya he comentado Fez está repleto de homenajes a otros videojuegos, en especial a juegos míticos de Nintendo, y también a consolas como la Game Boy. Aquí dejo una lista de los que he ido descubriendo a medida que he lo he ido jugando:
-Gomez tiene un póster colgado en su habitación que recuerda a la pantalla de menú de The Legend of Zelda, para NES.

urlzelda1
-Hay un momento en que Gomez se mete por una tubería para acceder al mundo del alcantarillado, claro homenaje a Super Mario Bros. De hecho tanto la animación como el efecto de sonido recuerdan a los de dicho juego.
-En el mundo del bosque Gomez salta por unas plataformas en forma de champiñón, de nuevo un homenaje a Super Marios Bros.
-El mundo del alcantarillado no sólo recuerda gráficamente a una consola de 8-bits, sino que está ambientado para ser la viva imagen de una pantalla de la primera Game Boy.

throwback-gameboyarea-También en el mundo del alcantarillado hay, además, un par de habitaciones que recuerdan gráficamente al aspecto que tenían las pantallas de Virtual Boy.
-En la versión para PC, tanto la animación como la melodía que suena al abrir Gomez un cofre del tesoro recuerdan a las de The Legend of Zelda: Ocarina of Time y todos los Zelda 3D que se crearon posteriormente.
-En el juego en inglés, una de las veces que Punto habla con Gomez le dice “Hey, Listen”. Se trata de la frase más famosa de Navi, la irritante hada acompañante de Link en The Legend of Zelda: Ocarina of Time.
-Aparte de los cubos y anticubos para recomponer el Hexaedro hay tres objetos especialmente difíciles de encontrar (por no decir casi imposibles, de no ser por Internet) conocidos como heartpieces o piezas de corazón. Un nuevo homenaje a Zelda, puesto que en estos juegos el 40% de la aventura consiste casi siempre en encontrar piezas de corazón para aumentar la barra de vida del personaje.
-Las fichas del tetris son empleadas en este juego como parte de un código secreto que hay que descifrar para resolver varios puzzles.

Conclusión
Fez es un juego hecho con el corazón, una experiencia que busca ante todo sorprender, emocionar y deleitar. Es atrevido, original, difícil (que no frustrante) y, a pesar de centrarse en la resolución de rompezabezas, sorprendentemente dinámico. Es consistente en prácticamente todos sus aspectos, e incluye todos los ingredientes necesarios para que un juego sea juego: reto, misterio y acción. No puedo decir mucho más sobre esta maravillosa creación humana que no sea haceos un favor y descubridlo, disfrutadlo, jugadlo. Estoy segura de que, con que disfruteis una quinta parte de lo que he disfrutado yo, habrá valido la pena :).