Habitica: sé un friki organizado

publicSpaces

Hola, ¿sabéis cuando digo que voy a actualizar más a menudo pero luego nunca lo hago? Bien, pues tengo dos excusas para ello: una, dependo demasiado de la engañosa sensación de estar inspirada, cuando generalmente lo más efectivo es SENTARSE Y PONERSE A ESCRIBIR. Y dos, soy un puto desastre organizándome. Sé que os cuesta creerlo porque me colmáis de admiración, pero sí, así es la vida.

Por suerte desde que entramos en la era 2.0. ya no hay excusas que valgan. Alguien, en algún lugar, está siempre trabajando para crear un complejo sistema interactivo que podrá ayudarte en tu desespero cotidiano particular. ¿Que quieres salir a correr pero necesitas que todo el mundo lo sepa o no te animas? Sin problema, descárgate esa app de running de la que todo el mundo habla y a tirar. ¿Que quieres ligar pero sin salir de casa porque si eso ya otro día? ¡No pasa nada! Tinder es la solución. O si, como es mi caso, necesitas una ayudita extra con eso de optimizar tu tiempo y cumplir con una lista de tareas, puedes probar con la extensa lista de aplicaciones de productividad que Internet tiene que ofrecer. Sí además, como es también mi caso, eres un friki adicto a los juegos de rol, tendrás que probar Habitica.

Seré honesta, no he descubierto esta aplicación por mí misma. Mi amiga F., que es una gran aficionada a hacer listas de cosas para ticar las que ya ha hecho / adquirido / leído visto, me la enseñó hace unos días y decidí que tenía que probarla. Habitica es una aplicación de productividad en la que tu mismo te marcas tus tareas pendientes, hábitos saludables y no saludables y las tareas diarias, y las vas ticando según lo que vas haciendo. En esto no se diferencia mucho de otras aplicaciones de productividad, lo realmente interesante es que añade un factor de gamificación.

Habitica es una aplicación de productividad, sí, pero también es un juego de rol a la antigua usanza. Hasta imita los simpáticos gráficos pixelados de la era dorada de este tipo de juegos (años 80 y 90). Tu avatar irá ganando experiencia y subiendo de nivel en función de las tareas que cumplas y perderá salud siempre que incurras en hábitos no saludables o dejes tareas diarias sin cumplir. No sólo eso, sino que con el oro obtenido por cumplir tareas puedes comprar euipación y objetos y participar en misiones con amigos que también usen Habitica, de manera que sus rutinas también perjudicarán o favorecerán a tu avatar, y viceversa. Por supuesto tú pones las reglas sobre qué tareas debes hacer cada día y qué hábitos cumplir o evitar, así que la honestidad es un factor clave para que este sistema, además de ser divertido, resulte verdaderamente útil.

habitica1

En mi mundo paralelo de Habitica soy una vikinga a lomos de un fénix defensora del reciclaje y preocupada por el calzado de invierno.

Llevo unos días probando Habitica y la verdad es que no sólo me está enganchando, sino que me divierte y me pico a cumplir las tareas. Si he de ser del todo sincera, el hecho de que esté aquí ahora escribiendo esta entrada de blog tiene del todo que ver con esta aplicación, porque es una de mis tareas y ME DABA MUCHA RABIA PERDER SALUD POR NO TICARLA :D. Pero es que sí, soy bastante dispersa y eso hace que sea mala cumpliendo obligaciones así en abstracto, pero si veo un objetivo claro (en este caso, la gratificación de hacer click en la casilla y ver cómo mi barrita de experiencia sube), soy un hacha. Para funcionar necesito metas muy definidas y como a mí sola me cuesta definirlas este tipo de sistemas me vienen muy bien.

En definitiva, que estoy contenta con la experiencia y la recomiendo para los que, como yo, consideren que necesitan un empujoncillo para rendir más. No os va a solucionar la vida pero oye, una pequeña ayuda nunca viene mal 😉

Anuncios

Semos eléctricos

Pues sí, lo semos. La vida moderna (¿moderna?) es tan tan tan eléctrica que el día que nos saltan los plomos no sabemos qué hacer con ella. Nos quedamos atontados cuales organismos procariotas flotando en la sopa primigenia, preguntándonos en qué momento todo salió mal, qué hicimos para merecernos esto. ¿Dónde se fue internet? (Intenneeeeee). ¿Dónde la tele? ¿Dónde mi querido microondas, mi amada Nespresso, mi fiel condensador de fluzo? Pues yo os lo diré: se fueron al limbo de la vida moderna (moderna, dice), ese vacío espeluznante en el que no funciona la electricidad.  Es que  como tengas una vitro en casa, por no poder no puedes ni cocinar. Vamos, que cuando se va la electricidad perdemos el rumbo del todo y nos entra la “paralís”, como decía una vieja conocida mía tiempo ha.

“Eso no es verdad -dirán algunos trollers con poca vida social-, yo si me quedo sin electricidad aún puedo hacer un montón de cosas. Me pongo a leer, a pintar, salgo por ahí…”

PUES NO, les contestaré yo con teatral vehemencia. No, porque eso está muy bien si se te va la luz a las doce del medio día y tienes plan, pero si te pasa como a mí la última vez (aún me entran escalofríos al recordarlo) y se te va la luz en invierno a las seis de la tarde un sábado en el que estás sola en casa, ya no hay libro que valga. Y sí, lo de las velitas es muy romántico y está estupendo para no irse de morros en medio de la ceguera provisional, pero hasta ahí.

Lo que vengo a decir es que estamos enchufados a tantas cosas que ya no sabemos ni cómo volver a desconectarnos del poderoso flujo de electrones que nos envuelve. Vas a la playa y estás mirando el WatsApp, vas al cine y estás pensando en el twit que escribirás la salir de la peli, vas a casa de tu amigo y lo primero que le preguntas es si te deja ver el YouTube un momentico, que quieres enseñarle una cosa que te partes. And so on.

Así que sí, semos eléctricos, y yo la que más. Por eso estoy aquí escribiendo la primera entrada de este mi ¿cuarto? blog y que, merced a la experiencia, espero sea un poquito más longevo que los anteriores. Por favol señor, dame constansia.

Sin más, me voy a pasear a mi perro, que es una de las pocas cosas sin enchufe que hay en mi casa y es un delicadico, todo hay que decirlo. Qué pereza, ¿cuándo inventarán un perro automático para que se pasee solo?