Semos eléctricos

Pues sí, lo semos. La vida moderna (¿moderna?) es tan tan tan eléctrica que el día que nos saltan los plomos no sabemos qué hacer con ella. Nos quedamos atontados cuales organismos procariotas flotando en la sopa primigenia, preguntándonos en qué momento todo salió mal, qué hicimos para merecernos esto. ¿Dónde se fue internet? (Intenneeeeee). ¿Dónde la tele? ¿Dónde mi querido microondas, mi amada Nespresso, mi fiel condensador de fluzo? Pues yo os lo diré: se fueron al limbo de la vida moderna (moderna, dice), ese vacío espeluznante en el que no funciona la electricidad.  Es que  como tengas una vitro en casa, por no poder no puedes ni cocinar. Vamos, que cuando se va la electricidad perdemos el rumbo del todo y nos entra la “paralís”, como decía una vieja conocida mía tiempo ha.

“Eso no es verdad -dirán algunos trollers con poca vida social-, yo si me quedo sin electricidad aún puedo hacer un montón de cosas. Me pongo a leer, a pintar, salgo por ahí…”

PUES NO, les contestaré yo con teatral vehemencia. No, porque eso está muy bien si se te va la luz a las doce del medio día y tienes plan, pero si te pasa como a mí la última vez (aún me entran escalofríos al recordarlo) y se te va la luz en invierno a las seis de la tarde un sábado en el que estás sola en casa, ya no hay libro que valga. Y sí, lo de las velitas es muy romántico y está estupendo para no irse de morros en medio de la ceguera provisional, pero hasta ahí.

Lo que vengo a decir es que estamos enchufados a tantas cosas que ya no sabemos ni cómo volver a desconectarnos del poderoso flujo de electrones que nos envuelve. Vas a la playa y estás mirando el WatsApp, vas al cine y estás pensando en el twit que escribirás la salir de la peli, vas a casa de tu amigo y lo primero que le preguntas es si te deja ver el YouTube un momentico, que quieres enseñarle una cosa que te partes. And so on.

Así que sí, semos eléctricos, y yo la que más. Por eso estoy aquí escribiendo la primera entrada de este mi ¿cuarto? blog y que, merced a la experiencia, espero sea un poquito más longevo que los anteriores. Por favol señor, dame constansia.

Sin más, me voy a pasear a mi perro, que es una de las pocas cosas sin enchufe que hay en mi casa y es un delicadico, todo hay que decirlo. Qué pereza, ¿cuándo inventarán un perro automático para que se pasee solo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s